Versiones estenográficas

Versión estenográfica del artículo del doctor Ricardo Monreal, Coordinador de Organización y Enlace Territorial de la Coordinación Nacional de los Comités de Defensa de la Cuarta Transformación, titulado: “¿Democracia en riesgo?”

En los últimos años, hemos sido testigos de un fenómeno preocupante en América Latina: el avance de movimientos de derecha que buscan cuestionar y desafiar los sistemas democráticos establecidos. Uno de los ejemplos más destacados de esta tendencia es el ascenso de Javier Milei en Argentina. Este economista y político ha ganado notoriedad por su retórica radical y su enfoque libertario.

En primer lugar, es importante comprender que el auge de la derecha en América Latina no es un fenómeno aislado, sino que se enmarca en un contexto global de crecimiento de movimientos nacionalistas de derecha que desafían las instituciones democráticas. El caso de Milei es una manifestación local de esa tendencia.

Este político argentino se presenta como un defensor del liberalismo económico y aboga por la reducción del Estado y la apertura de la economía. Sin embargo, su discurso va más allá de las políticas económicas y se adentra en terrenos peligrosos. Su retórica confrontativa ha contribuido a la erosión de la confianza en las instituciones democráticas.

El surgimiento de este tipo de liderazgos plantea varios riesgos para los sistemas democráticos en América Latina. En primer lugar, su enfoque radical puede llevar a la desestabilización política. Al promover un discurso de confrontación constante, socava la capacidad de los Gobiernos para forjar consensos y buscar soluciones a los problemas nacionales.

Además, esta visión tiende a simplificar problemas complejos, ofreciendo soluciones fáciles, pero ineficaces. Esto puede generar expectativas insostenibles entre la población y, cuando estas no se cumplen, provocan un aumento en la frustración y la desconfianza en la democracia como sistema de gobierno.

La retórica de Milei puede obstaculizar la capacidad de la sociedad para llegar a acuerdos y trabajar en conjunto por un bien común. En lugar de promover el diálogo y el entendimiento, fomenta la confrontación y la hostilidad entre diferentes grupos de la población.

La experiencia también nos ha demostrado que los movimientos de derecha suelen promover políticas económicas neoliberales que ponen en riesgo los derechos sociales. Además, su visión de reducir la inversión en educación, salud y programas de bienestar social siempre tiene un impacto devastador en los sectores más vulnerables.

No olvidemos que la democracia es un sistema que requiere cuidado y atención constante para prosperar, y que fortalecer las instituciones y promover el diálogo es responsabilidad de las y los ciudadanos y las fuerzas políticas comprometidas con la democracia.

La defensa de los principios democráticos y el compromiso con la justicia social deben ser los pilares sobre los cuales construyamos un futuro más inclusivo y equitativo para todas y todos los ciudadanos de América Latina; de lo contrario, se corre el riesgo de erosionar aún más la calidad de la democracia en la región.

-o0o-