Versiones estenográficas

Versión estenográfica del artículo del doctor Ricardo Monreal, Coordinador de Organización y Enlace Territorial de la Coordinación Nacional de los Comités de Defensa de la Transformación, titulado: “Lecciones valiosas”.

People with raised fists at a demonstration in the city. Multi-ethnic group of people together on strike.

El pasado 11 de septiembre se cumplieron 50 años del golpe de Estado que derrocó al gobierno democráticamente electo de Salvador Allende en Chile. A medio siglo de distancia y en el contexto de los nuevos movimientos progresistas y de izquierda que siguen emergiendo en la región, resulta pertinente reflexionar sobre las lecciones que nos dejó aquel oscuro episodio.

El golpe de Estado en Chile, liderado por Augusto Pinochet, fue un punto de inflexión en la historia latinoamericana: marcó el inicio de una era de represión, violaciones a los derechos humanos y políticas económicas neoliberales que tuvieron un impacto devastador.

No obstante, también trajo una serie de aprendizajes que siguen vigentes, al ser un recordatorio de que la democracia se debe fortalecer día con día. Además, mostró cómo las élites económicas pueden estar dispuestas a todo para preservar sus privilegios y frenar los avances hacia una sociedad más justa. Algo para no olvidar.

La izquierda en Chile no pudo evitar el derrocamiento, debido a divisiones internas. El aprendizaje que ello nos deja es que los movimientos progresistas deben aprender a unirse y superar las diferencias ideológicas, para construir una fuerza política sólida y resistente.

A pesar de la represión brutal, el pueblo chileno nunca dejó de luchar por la justicia y la democracia. La resistencia y valentía de quienes se opusieron al régimen de Pinochet son testimonio de la determinación de la sociedad civil para defender sus derechos.

Asimismo, la tragedia humana de los miles de personas muertas, desaparecidas y exiliadas nos recuerda la importancia de proteger los derechos humanos, y la necesidad de buscar justicia para las víctimas.

América Latina experimenta un resurgimiento de movimientos progresistas y de izquierda. Gobiernos como los de los presidentes Andrés Manuel López Obrador, en México, y Alberto Fernández, en Argentina, han despertado esperanzas de un cambio político y económico en la región. Sin embargo, estas nuevas fuerzas políticas también enfrentan desafíos y pueden tomar lecciones valiosas del pasado.

Uno de los legados más importantes del presidente Salvador Allende fue su intento de llevar a cabo reformas económicas y sociales para abordar la desigualdad en Chile. Los nuevos movimientos progresistas deben mantener un enfoque en las reformas estructurales que aborden las raíces de la desigualdad y la injusticia.

Allende contó con un amplio apoyo popular, y su gobierno se basó en la movilización de las masas. Los nuevos movimientos progresistas tienen que mantener una conexión sólida con la gente y fomentar la participación activa de la ciudadanía en la toma de decisiones. También deben estar preparados para enfrentar la resistencia de las élites económicas y políticas.

A medida que el mundo continúa atravesando por cambios políticos y sociales, es esencial que estos movimientos mantengan un compromiso firme con la democracia, los derechos humanos y la justicia social. La historia nos enseña que el camino hacia un futuro más justo puede ser difícil, pero que la perseverancia y la unidad pueden abrir la ruta hacia una América Latina más equitativa y solidaria.

-o0o-