Versiones estenográficas

Versión estenográfica del mensaje del doctor Ricardo Monreal, Enlace Territorial de la Coordinación Nacional de los Comités de Defensa de la Transformación, en la reunión con algunos líderes para agradecerles su apoyo y alentarlos a seguir luchando para profundizar el proceso de transformación que vive el país, realizada en el salón “Le Crillon”.

Muchas gracias. Muchas, muchas gracias.

Amigas y amigos:

Los invité a esta reunión por tres motivos:

Primero. Saludarlos.

Segundo. Para reconocer el gran trabajo que hicieron estos meses.

Tercero. Para informarles lo que sigue de ahora en adelante.

Quiero valorar y, al mismo tiempo, agradecer el trabajo en equipo que desplegaron a lo largo y ancho del país durante estos 70 días, en todos los estados de la República, pero también aquí en las 16 alcaldías de la Ciudad de México.

Hicimos este recorrido sin recursos económicos, sin gasto publicitario ostentoso, sin estructuras oficiales, pero todo eso que es necesario en un recorrido nacional, lo sustituimos con voluntad, con esperanza, con mucho corazón, le pusimos alma.

Quiero decirles tampoco perdimos. No ganamos, pero tampoco perdimos, porque ustedes lo saben muy bien, lo saben perfectamente, la política es un oficio de larga duración y aprendizaje constante.

Veníamos de una etapa de ostracismo y marginación, producto de la intriga, de la desinformación, de la guerra sucia contra nosotros, pero finalmente, finalmente se impuso la verdad y la razón, y volvimos a caminar en la ruta correcta en este proceso de transformación que inició el presidente Andrés Manuel López Obrador.

¿Qué es lo que sigue?: Seguir luchando con dignidad. No abandonemos las causas, no debemos abandonar la gente, no debemos dejar nuestros liderazgos en el barrio, en la comunidad, en el mercado, en el tianguis, en el comercio en vía pública, en el trabajo.

No dejemos de hacer todos los días lo que sabemos hacer, y asumamos nuestra capacidad de liderazgo social frente a los grandes retos que nuestras ciudades, nuestras alcaldías representan.

¡Sí! Lo digo desde ahora: tenemos el derecho a participar. Tenemos el derecho a participar para ocupar una representación popular, una candidatura que la gente quiera y pida que lo hagamos.

Nadie, absolutamente nadie, puede ni debe renunciar a ese derecho legítimo.

Junto con este derecho viene acompañada la obligación. La obligación es que una vez que se decide por la gente quién ocupará esa candidatura, tenemos que trabajar unidos para hacer ganar a quien el Movimiento postule, máximo si lo que está en juego no es un cargo o una candidatura, sino un proyecto de nación, un Movimiento social.

La unidad es, pues, el valor más importante que necesitamos en este momento para seguir avanzando.

Esta convocatoria no es para una unidad retórica, discursiva, hueca, falsa. ¡No! Lo que necesitamos es una unidad orgánica, estructural, certera, la que se obtiene de un método históricamente probado y eficaz, el diálogo, la negociación, el acuerdo.

Entonces, ¿qué es lo que sigue? Es trabajar en unidad para alcanzar la victoria. Y por eso honré mi palabra.

Ustedes me escucharon en más de 100 Asambleas Informativas, en entrevistas, en pronunciamientos, en grabaciones, y les dije que iba a honrar mi compromiso de respetar las encuestas.

Y les dije, además, que no íbamos a irnos de Morena, que íbamos a luchar dentro de Morena. Así lo dije y así lo estoy cumpliendo. Estamos luchando dentro de Morena y con Morena.

Por eso, la primera reacción que tuvimos al conocer las encuestas, fue asumir íntegramente el resultado. De nuestra parte no hubo ninguna inconformidad ni reclamo.

Reconocimos la encuesta y reconocimos a la ganadora, a la doctora Claudia Sheinbaum. Así fue y así lo honré.

Y vamos a lograr juntos; vamos a lograr juntos que Claudia sea la primera Presidenta de México, con el apoyo de todas y de todos.

Los liderazgos, ustedes lo saben bien, se construyen en la calle, en el barrio, en las banquetas.

Los liderazgos se construyen, no se hacen al azar ni tampoco nacen líderes, o aprenden en una escuela. ¡No! Los liderazgos se construyen con mucho esfuerzo, muchas horas, muchos días, mucha dedicación.

Ser líder o dirigente implica una responsabilidad enorme. No es lo que uno quiera o lo que uno desea. Es lo que necesita la gente, hacia dónde podemos conducir nuestro proyecto y hacia dónde podemos caminar con principios, con valores, con unidad, con fortalezas.

Ser líder implica pensar por los demás, no pensar en un acomodo personal sino pensar qué va a pasar con todos los que pensamos de una manera y cómo podemos hacer valer nuestro pensamiento y nuestro criterio.

Por eso tenemos que actuar con rectitud, tenemos que actuar sin engaños, sin simulación, pensando en qué es bueno para México, para la gente, cómo logramos transformar al país sin violencia, sin estridencia, sin confrontación que nos aniquile.

Con madurez tenemos que reconocer cuando la correlación de fuerzas cambia, y con sentido de responsabilidad buscar que el Movimiento siga avanzando.

A veces hay que tener más valor para reconocer esta nueva situación que para seguirse de frente sin ninguna ponderación ni reflexión, porque sería conducir a nuestro equipo a un camino sin retorno, a un callejón sin salida, y eso no podría hacerse porque es actuar irresponsablemente.

Por eso tenemos que reconocer que hay una nueva situación que para seguirse de frente tenemos que actuar con seriedad y con responsabilidad, con brújula; con brújula, sin impulsos o arrebatos que luego nos conducen a empeorar nuestra condición, a ser perseguidos o a no ser llamados participar.

Son momentos que se construyen en la vida y son momentos que la evolución política te va dando.

Hace unos años, unos 10 años, leí -seguramente ustedes la han leído, algunos- la trilogía de Suzanne Collins; es una novela de tres libros. Suzanne Collins la escribe.

Después se llevó a la pantalla, se hicieron tres películas. Se llama “Los juegos del hambre”. Y si la vieron la recordarán, “Los juegos del hambre” no pueden aplicarse aquí en la Ciudad de México.

Yo no quiero que la Ciudad de México ni ninguna otra, se convierta nuestra lucha electoral en “Los juegos del hambre”. Aquí no es como en “Los juegos del hambre”, donde la divisa es morir o matar, donde la lógica es para que todos contribuyamos a ganar la Presidencia de la República.

Pero también vamos a trabajar muy duro para ganar el Congreso de la Unión, los congresos locales, las alcaldías, los gobiernos estatales.

Vamos a la elección más grande de la historia electoral del país, más de 20 mil cargos; 20 mil 246 cargos que cada Partido propondrá en la disputa del 2024.

Vamos, pues, a la madre de todas las elecciones. Se va a definir de qué lado caminará México los próximos años y las próximas generaciones, del lado de la transformación humanista, o del lado de la restauración de la derecha; del cambio progresista o del relevo, el regreso de los privilegios de las prebendas y de la corrupción.

Entonces, lo que sigue en este equipo, esta plataforma, esta estructura que ustedes levantaron, que ustedes construyeron a nivel territorial y a nivel sectorial, mantengámosla activa y de pie para ganar la madre de todas las batallas electorales, en todos los rincones del país, en todos los cargos donde iremos juntos con Morena y nuestros aliados.

Vamos con todo, menos con miedo. Vamos con todo, menos con miedo.

Me siento muy contento. Me siento muy contento porque un demócrata tiene que reconocer resultados.

Y yo, al contrario, de sentirme agobiado me siento totalmente estimulado, porque conocí en las más de 100 Asambleas, a gente extraordinaria, a hombres y mujeres que me llenó de orgullo conocer, recordar, reencontrarme y ver su acompañamiento.

No se imaginan la enorme emoción que tenía y que tengo de verlos, de verlas, a los jóvenes, a las mujeres. ver tanta pasión, tanta energía, tanta emoción. Y eso no tiene precio. Eso no tiene precio.

Lo que nosotros hicimos, grábenselo bien, aunque nos haya concedido la población el 6.5 por ciento, lo que nosotros hicimos fue iniciar un semillero, y no debemos dejarlo sino cultivarlo, alimentarlo y regarlo.

Lo que nosotros hicimos fue luchar contracorriente, contra las estructuras, contra el poder y contra el dinero. Lo que nosotros hicimos fue mucho.

Pero los que aquí están, estábamos convencidos de lo que hacíamos y de lo que queríamos, a cambio de nada, sino de convicción y de alegría.

Por eso, quiero reconocer a cada una, a cada uno. No puedo mencionar a los miles, pero quiero agradecerles a los miles que hayan creído en un proyecto de reconciliación.

Tarde que temprano van a reconocer que el país necesita reconciliación. Quizá fue el momento más difícil para que lo aceptaran o lo reconocieran. Pero sin reconciliación, no hay nación. Eso se los garantizo.

Y nosotros tenemos que continuar. Nosotros no podemos quedarnos simplemente en el olvido. Ustedes no pueden dejar de trabajar, de visitar, de caminar, de atender a la gente.

Ustedes tienen, como yo, una gran responsabilidad. Ustedes se la jugaron conmigo. Ahora yo me la voy a jugar con ustedes. Ahora yo me la voy a jugar con ustedes.

TODOS: ¡No estás solo! ¡No estás solo! ¡No estás solo!

DOCTOR RICARDO MONREAL: Quiero comentarles que, en los últimos tres días, domingo, lunes, martes, y hoy más tarde, he conversado con la doctora Claudia Sheinbaum.

En honor a la verdad, la he visto receptiva, la he visto consciente de lo que nos espera, y la he visto conciliadora y convocante a mantener la unidad.

Ayer por la tarde-noche me invitó a platicar, y dialogamos mucho tiempo. Y me invitó a coordinar nacionalmente, a ser Coordinador Nacional de Organización y Enlace con las Estructuras Territoriales.

Y lo que yo le dije fue que, frente a ustedes, con ustedes, siempre dije que ayudaría. Y quiero pedirles a ustedes su autorización para decirle que sí le vamos a ayudar.

¿Porque es importante? Porque está compartiendo responsabilidades. Porque es mejor estar aquí que no estar. Es mejor contribuir con nuestras ideas que estar ausente de nuestras ideas. Y por eso, también, hoy por la noche volveré a verla.

Y me siento muy tranquilo. Mi esposa fue a Zacatecas, tenía un compromiso, pero le agradezco mucho su compañía, desde aquí, y me ayudó bastante, junto con un grupo de mujeres que le ayudó, con todos, con todas. Muchas gracias.

Fueron todos los que ayudaron, todos, todos. Pero descansé en dos pilares: Néstor y Caty. Descansé mi trabajo en dos pilares.

Y en cada Alcaldía me encontré gente muy valiosa, que lo que les quiero pedir es que no desmayen.

Ahora que se acercan los procesos internos, una cosa acordamos con la doctora Claudia ayer: que no cerremos las puertas para la participación, porque hay liderazgos muy buenos, que son liderazgos que han surgido espontáneamente y que tienen mucho acompañamiento social, y que no son liderazgos tradicionales e históricos, sino emergentes. Y ella aceptó que van a incluirse en las encuestas para poder participar.

Por eso, no dejen de trabajar, no dejen de caminar. Después de esta reunión quiero pedirles en todas las alcaldías se reúnan, denle un saludo a la gente de mi parte, díganles que estoy muy agradecido y muy reconocido por su acompañamiento y su respaldo, en cada Alcaldía:

Xochimilco, Tláhuac, Milpa Alta, Álvaro Obregón, Cuauhtémoc, Magdalena Contreras, Gustavo A. Madero, Iztapalapa. En todas. Tláhuac, Coyoacán.

TODOS: ¡Juventud, Real, respalda a Monreal! ¿Juventud, Real, respalda a Monreal! ¡Juventud, Real, respalda a Monreal!

DOCTOR RICARDO MONREAL: Benito Juárez, Miguel Hidalgo, Cuajimalpa. Venustiano Carranza.

Entonces, miren, fue impresionante. Estoy escribiendo. No sé si ya leyeron parte del libro que presentamos. Pero ahora estoy escribiendo una novela, ahí van a salir ustedes, porque fue un despertar, para mí importante, muy, muy importante.

Y me siento muy contento, muy contento, porque fue enriquecedor. Por eso, que no puedo mencionarlos a todos, los traigo en mi cabeza y en mi corazón, a todos, ¡a todos!

Porque vi líderes destacados en cada lugar; vi quién movía a la gente, y vi también a quiénes querían y también quiénes se colgaban. O sea, vi todo. Vi todo porque la experiencia de 45 años ya no ten engañan, y vi los liderazgos que se hacen abajo.

Entonces, desde allá, Cuauhtémoc, Samantha, Gina, Pati, Martha, Jesús, Fredy, Caty, Salomón. ¡Todos! Es increíble lo que hicieron. De verdad, es increíble lo que hicieron en poco tiempo. Y me quedo muy satisfecho, de verdad, muy satisfecho.

Ahora que he estado leyendo mucho y escribiendo, no sabía que hacer, porque yo soy un hombre mucho trabajo y de mucha actividad. Entonces ya, en la sala, parecía león enjaulado; leía un rato, escribía otro.

Pero les confieso una cosa: las extrañaba, los extrañaba. Y muchas gracias, muchas gracias a todos. Muchas gracias.

Miren, miren cómo está el salón. Iban a ser 300 gentes, luego subió a 500, y luego se pusieron mil sillas. Y, Puebla, arriba Puebla, diputado.

Y nos quedó chico el salón, no se fue nadie, bueno, algunos, pero es normal, es normal, algunos y algunas, pero es normal, pero aquí estamos. Arriba Tlaxcala. Arriba Eduardo.

Quiero agradecerle a un grupo de senadoras, de senadores que aquí están. Muchas gracias.

A diputadas, diputados federales. Muchas gracias.

TODOS: ¡Ese apoyo sí se ve! ¡Ese apoyo sí se ve! ¡Ese apoyo sí se ve!

DOCTOR RICARDO MONREAL: Quiero pedirles a los dos brazos que suban aquí para darles un abrazo y un aplauso, a Caty y a Néstor. Gracias. A Ana, gracias a Chava, gracias a Rodolfo. A todos gracias, que me ayudaron bastante. A Magisterio.

TODOS: ¡Se ve, se siente, Caty está presente! ¡Se ve, se siente, Caty está presente! ¡Se ve, se siente, Caty está presente!

DOCTOR RICARDO MONREAL: Bien. Bien. Muy bien.

Entonces, quiero pedirles que nos mantengamos unidos, que se mantenga muy cercana la gente, que empecemos a ir a las alcaldías para agradecer y para las tareas que tenemos por delante.

También en los estados. Están conectados todos nuestros compañeros, compañeras, que no pudieron llegar porque la convocatoria fue de un día de para otro, realmente ayer se convocó y hoy se cambió la hora, incluso, porque yo tengo una reunión más tarde.

Pero quiero, a todos los estados que nos están viendo, los dirigentes en los municipios, los responsables de organizar las Asambleas Informativas en cada uno de los estados, les quiero mandar un saludo cariñoso, un abrazo.

Un abrazo a todos los que nos ayudaron desinteresadamente, voluntariamente. Fue verdaderamente impresionante la movilización que realizamos. Néstor, sube para acá.

UNA ASISTENTE: Monreal: ¡Pueblos Originarios contigo!

DOCTOR RICARDO MONREAL: Arriba los Pueblos Originarios. ¡Arriba!

TODOS: ¡Monreal, amigo, jamás serás vencido! ¡Monreal, amigo, jamás serás vencido! ¡Monreal, amigo, jamás serás vencido!

DOCTOR RICARDO MONREAL: Gracias. Rafa, Maricela, Elia, Faru, Felipe. Todos, muchas gracias. Muchas gracias a todos. Gustavo, Felipe, a María.

TODOS: ¡Néstor! ¡Néstor! ¡Néstor!

¡Caty! ¡Caty! ¡Caty!

DOCTOR RICARDO MONREAL: Muchas gracias.

Sé que hay muchos; me han escrito muchos líderes, preocupados. Eziquio, Lalo Venadero, que quedamos de vernos. Preocupados, pero vamos a ponernos de acuerdo. Va a estar Néstor y Caty para que no perdamos.

Y yo voy a estar con ustedes, defendiendo nuestra causa y defendiendo también a la Cuarta Transformación.

Les agradezco a todos y a todas.

Es una tarde muy agradable.

¡A los jóvenes de manera especial! ¡Arriba los jóvenes!

¡Buenas tardes!

¡Que viva México!

TODOS: ¡Viva!

DOCTOR RICARDO MONREAL: ¡Viva Morena!

TODOS: ¡Viva!

DOCTOR RICARDO MONREAL: Muchas gracias.

¡Ánimo!

-o0o-