Versiones estenográficas

Versión estenográfica del mensaje del doctor Ricardo Monreal, sobre su cátedra de hoy que imparte en la División de Estudios de Posgrado de la UNAM.

Hoy estoy en Zacatecas, porque acudiré al Segundo Informe de Gobierno de mi hermano David.

Por eso desde aquí voy a impartir la cátedra en la UNAM, en la División de Estudios de Posgrado. No dejo jamás de dar mi clase, donde esté.

Y les agradezco a mis alumnos de Maestría que siempre tengamos esta flexibilidad, en donde esté y como esté, aunque siempre me gusta acudir al aula, aquí en la División.

Buenos días.

El Poder Legislativo, con el Congreso, con las cámaras, como son la organización política del Estado, las funciones y la estructura del Estado; la competencia de los poderes de la Unión y los derechos fundamentales relacionados con la actividad legislativa son regulados por el derecho constitucional, por la Carta Magna, por la Constitución.

Ahora bien. La normatividad del Congreso es tan amplia; tan amplia, que se ha hecho necesario crear, desde hace mucho. Por eso les ofrecí, les entregué, les regalé este ejemplar de “Curso de Derecho Legislativo 1888”.

Porque no se está creando ahora, sino desde siglos pasados, de ir constituyendo una disciplina propia, como es el propio Derecho, el Legislativo, y por esa razón se puede abordar con detenimiento y sistematicidad todo lo relativo a las fuentes de este Derecho. Esta es una disciplina afín, el Derecho Constitucional.

Podemos afirmar que sí hay un Derecho Legislativo, usado sinónimamente como Derecho Parlamentario, y ahí es donde puede hablarse de un Derecho Constitucional.

El Parlamento, o Congreso, dependen de la existencia de una Constitución y no cualquier tipo de Constitución, sino aquella donde existe un verdadero Estado de Derecho, libertades públicas, y el reconocimiento al sufragio libre y universal.

El Derecho Internacional, por su parte, como otra disciplina afín, encuentra su origen a partir de la ratificación de la Convención de Viena, sobre el derecho de los tratados de 1969, que vino a integrar al Derecho Internacional prácticamente como una disciplina transversal a todas las ramas del Derecho y al Derecho Parlamentario mismo, y esto no es la excepción.

Recordemos que la Constitución reconoce a los tratados como fuente del Derecho, pues se contempla en el artículo primero un control de la convencionalidad al reconocer que todas las personas gozarán de los derechos reconocidos -hablo de derechos humanos reconocidos en la Constitución- y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, y que todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos.

Este artículo fue modificado recientemente, recuérdenlo. Para mí -yo era senador- es de lo más avanzado; de lo más avanzado en las constituciones del mundo.

Imagínense ustedes reconocer que, si un Tratado Internacional es más avanzado en la promoción, en el respeto y en la protección de los derechos humanos, que en la Constitución nuestra debe de aplicarse ese Tratado, más que el que establece la Constitución o la ley, en el caso de México.

Asimismo, se prevé, ustedes recuérdenlo, en su artículo; en el artículo creo 133 de la Constitución, el bloque, o un bloque de constitucionalidad y convencionalidad al establecer que la Constitución y los tratados, ratificados por el Estado Mexicano y las leyes del Congreso de la Unión, son Ley Suprema de toda la Unión.

También recuerden que los tratados son facultad exclusiva del Ejecutivo firmarlos, como Jefe del Estado Mexicano, pero sin la ratificación del Senado no funcionan, no entran en vigencia, por lo que se requiere la ratificación del Senado mexicano.

Es clave su función y su responsabilidad. Es una medida de control constitucional, de control legislativo, que ejerce el Congreso sobre el Ejecutivo y sobre los demás Poderes.

Dentro de las fuentes del Derecho Internacional público, encontramos las siguientes:

  • Tratados internacionales.
  • Costumbre internacional.
  • Principios generales del Derecho.
  • El ius cogens, que son las normas imperativas de Derecho Internacional, que no admiten alteración en su contenido.

Esto lo establece la Convención de Viena. Por ejemplo, para ser muy exactos: La prisión arbitraria de la vida, o la presunción de inocencia.

Esas son normas que imperan en el Derecho Internacional y que no admiten alteración en su contenido.

Y las fuentes secundarias, podríamos hablar de decisiones judiciales de tribunales internacionales y de opiniones y recomendaciones de organismos de Derecho Internacional público.

Estas son las disciplinas afines, que es el Derecho Internacional y que, junto con el Derecho Constitucional, así lo establece.

-o0o-